Tuesday, February 22, 2005

El esfuerzo personal.

Excelente lo que escribió Ricardo López Göttig sobre el esfuerzo personal, en el sitio de Generación 37:

El esfuerzo personal, aquel espíritu que movió a nuestros abuelos a labrarse un porvenir, parece que es un hábito abandonado en la Argentina. El premio y el aplauso son para quienes vulneran descaradamente las reglas, sin importar los daños que se ocasionen. Quien con sacrificio trabajó, ahorró, invirtió y estudió, ve cómo los frutos de su labor se disipan por decisiones arbitrarias y disparatadas. El facilismo nos invade y la demagogia levanta monumentos a los supuestos "vivos" que desprestigian a esta nación.
Un síntoma de esta degradación que nos carcome es la cantidad abrumadora de jóvenes que son aplazados sistemáticamente en los exámenes de ingreso en las universidades. Los "bochados", indignados ante el fracaso previsible por su escasa preparación y desinterés por el estudio, no vacilan en manifestarse y quejarse ante las dificultades que les imponen para acceder a los estudios universitarios. Lejos de sonrojarse, son apoyados por quienes conforman los centros de estudiantes de estas casas de altos estudios. En los países normales, los aspirantes a universitarios saben que deben aprobar los exámenes de ingreso. Sería insólito que marcharan por las calles para reclamar lo que no han sabido ganarse.Tomemos el ejemplo más reciente, que es el ingreso a la carrera de medicina en la Universidad Nacional de Rosario. Seriamente, ¿qué es lo que pretenden? Podrían proponerse tres opciones, a saber: 1) Proponer una ley que establezca que, de ahora en más, el organismo humano tiene la sencillez de una ameba unicelular. Tal vez, de este modo, los aspirantes aprueben las preguntas básicas de anatomía y biología. 2) Proponer una ley que establezca que la medicina debe retornar al nivel de conocimientos que se tenían en la Edad Media. 3) Estudiar, estudiar y estudiar. (Esta tercera opción significa amor por los libros, esfuerzo y dedicación. Opción poco recomendable para los que quieren resultados rápidos).
El esfuerzo personal debe recuperar su prestigio en la sociedad, y cada uno de nosotros debemos contribuir a recuperar estos valores perdidos, que hicieron grande a la Argentina.

Por Ricardo López Göttig

Friday, February 11, 2005

Darío Alessandro, defensor de la dictadura.

Darío Alessandro, el ex diputado del Frepaso y notorio intérprete del pseudo-progresismo argentino, ha sido nominado para ser embajador en el paraíso, es decir, en Cuba. Admitió que, si bien no se respetan las libertades fundamentales en Cuba, allí se respetan los "derechos sociales" de la educación y la salud. En la Alemania nazi y en la Italia fascista también hubo personas que resultaron beneficiadas por la tiranía, y no por ello se justifica el cercenamiento de los derechos individuales y la eliminación física de personas. Con embajadores de la talla de Darío Alessandro, mejor no tengamos diplomacia que nos represente en el exterior...

Friday, February 04, 2005

Bustos Domecq

Bustos Domecq, un argentino promedio, según sus creadores Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, en un reportaje de 1977.

http://www.literatura.org/Bioy/Bustos_Domecq.html